Blog

Acumulación de vacaciones tras la sentencia TJUE

Acumulación de vacaciones

La acumulación de vacaciones tras la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sufrido un importante cambio. Sin embargo, antes de entrar en el análisis del contenido de esta sentencia, recordaremos cual es la norma que se ha estado aplicando en el derecho español.

En nuestro derecho, la regla que se ha venido aplicando, desde la perspectiva del trabajador, consiste en que, el disfrute de vacaciones está sujeto a una caducidad, concluyendo su disfrute dentro del periodo anual y no cabiendo la acumulación de vacaciones para años posteriores. Pese a que existen algunas excepciones a esta regla, como es el caso de la coincidencia de la fecha prevista para las vacaciones con alguna baja por maternidad, paternidad, o incapacidad temporal (incluida la incapacidad derivada de embarazo, parto y lactancia natural), en el cual se mantiene el derecho a disfrutarse en fechas posteriores, una vez haya finalizado la suspensión del contrato o la baja por incapacidad, aun cuando haya finalizado el año natural al que correspondan.acumulación de vacaciones

La otra excepción desde la óptica del trabajador, se encuentra reservada para aquellos casos en que el disfrute de las vacaciones no había podido producirse por causas no atribuible a la voluntad del trabajador, y el derecho se ha transformado en una compensación económica, en la que dicho derecho no caduca mientras no se ha podido disfrutar de este derecho.

Ahora bien, volviendo a la referida sentencia del TJUE, en la cual se establecen los derechos de un trabajador contratado a cuenta propia, con la percepción económica única de comisiones, disfrutando el trabajador de vacaciones anules, pero no retribuidas, al concluir la relación laboral reclamaba a su empresario, la compensación económica de la totalidad de las vacaciones disfrutadas y no pagadas.

En este caso se fijó como objeto de análisis, las siguientes cuestiones, como son: si el trabajador tenía derecho a las vacaciones retribuidas, en un salario pactado solo de comisiones, el aplazamiento de las vacaciones en un derecho donde no se permite el aplazamiento y si procede la acumulación de la retribución exigida al final de la relación laboral.

Ahora bien, el Tribunal en esta sentencia ha destacado, la importancia del derecho de los trabajadores a disponer de un período de vacaciones anuales retribuidas, cuya norma no admite excepción alguna, pues se trata de un derecho fundamental del trabajador, establecido en las normas de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, establece que el trabajador debe poder percibir su retribución a la que tiene derecho, cuando disfrute de sus vacaciones anuales. Pues la finalidad de las vacaciones anuales retribuidas consiste, en permitir que los trabajadores descansen y dispongan de un periodo de ocio y esparcimiento.

En el supuesto de que el trabajador al decidir disfrutar de sus vacaciones, esta situación le genere incertidumbre durante el periodo de sus vacaciones anuales, en cuanto a la retribución a la que tiene derecho, implicaría un efecto contrario al que el derecho a vacaciones persigue, que es disfrutar plenamente de esas vacaciones. Al mismo tiempo dicha circunstancia podría disuadir al trabajador de ejercer su derecho.

En cuanto al derecho de acumulación de vacaciones que, en el caso de la sentencia, se trataba de una acumulación de la retribución hasta la conclusión de la relación laboral, de la vacaciones retribuidas y no pagadas, derecho no ejercido por la negativa del empresario a retribuir esas vacaciones. Ante esta situación, el tribunal ha recordado que las normas de la Unión Europea no permiten que se establezca la extinción del derecho a vacaciones anuales retribuidas al termino del período de devengo o de un período de aplazamiento fijado de un trabajador que no haya podido ejercer su derecho.

Ante todo, cuando se trata de un trabajador que por causa de la negatividad del empresario no ha podido disfrutar de sus vacaciones anuales retribuidas, o lo que es lo mismo, cuando es el empresario quien no permite que el trabajador ejerza su derecho a vacaciones, la doctrina del tribunal establece que, el empresario en estos casos debe asumir las consecuencias.

En efecto, lo que se pretende esclarecer es que, el derecho de vacaciones anuales retribuida no puede supeditarse a ningún requisito, por lo que es posible la acumulación de vacaciones. Es un derecho adquirido del trabajador que, en caso de ser restringido, implicaría validar un comportamiento que daría lugar a un enriquecimiento sin causa del empresario, práctica que sería contraria al objetivo de la preservación de la salud del trabajador.

En consecuencia, como novedad tenemos que, los trabajadores que hayan pactado con su empleador un salario de comisiones, tienen el derecho a disfrutar de unas vacaciones retribuidas, poco importa que solo se haya pactado comisiones. Asimismo, en aquellos casos que el empleador no quiera acceder al pago de las vacaciones retribuidas, por la negativa del empleador, el trabajador tiene derecho al final de su relación laboral a solicitar el conjunto de la retribución dejadas de percibir en concepto de vacaciones disfrutadas y no retribuidas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies