Blog

Alcohol y drogas en el trabajo ¿Despido fulminante?

No es frecuente, pero sí probable, que trabajadores de nuestro país sean consumidores de algún tipo de droga, o bien que consuman alcohol de forma regular. El consumo propio, dentro de unos límites está permitido pero, ¿en qué puede afectarme en mi trabajo?

El Estatuto de los Trabajadores, norma general y básica de las relaciones laborales, prevé que será causa de despido disciplinario “la embriaguez habitual o toxicomanía si repercute habitualmente en el trabajo”.red-wine-505296_640

Si os habéis fijado bien, está perfectamente marcada la palabra habitual. Por ello, salvo que el trabajador se encuentre en un sector que pueda entenderse como “especial” o “peligroso”, en que se prohíba la ingesta de bebidas alcohólicas o consumo de drogas, esta actividad únicamente podrá comportar el despido disciplinario si el consumo se realiza de forma habitual, y si dicho consumo está repercutiendo de forma negativa en el trabajo que debe realizarse.

Por otro lado, con respecto a las drogas, ¿qué ocurre si nos encuentran una cantidad de droga considerable guardada en las instalaciones de la empresa (nuestra taquilla, por ejemplo)? En ese supuesto, será causa de despido disciplinario de forma directa.
Sólo en el supuesto de consumo propio, deberá acreditarse que ese consumo afecta de forma negativa al trabajo que desarrolla el trabajador.

Finalmente, ¿puede obligarme la empresa a realizar controles médicos?

La respuesta es que de forma general la Ley de Prevención de Riesgos Laborales dice que nadie puede ser obligado a realizar exámenes médicos, con las siguientes excepciones:

  1. Controles que se realizan para evaluar los efectos de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores.
  2. Controles para verificar si el estado de salud del trabajador puede constituir un peligro para él mismo u otros trabajadores de la empresa.
  3. Cuando el sector en el que trabaja prevea controles especiales al tratarse con riesgos específicos y actividades de especial peligrosidad.

Por ello, salvo esas 3 excepciones, será necesario el consentimiento del trabajador para realizarle un control médico, teniendo el trabajador todo el derecho a negarse a someterse a dicho control.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies