Testamento vital

Testamento vital

Aunque es un nombre incorrecto, se llama así al documento en el que indicamos, a nuestros médicos, qué hacer en un momento en el que estamos enfermos o accidentados, en un proceso que no tendrá curación futura posible y, sobre todo, No podemos expresarnos verbalmente.

En cada Comunidad Autónoma existe un Registro oficial donde se inscriben este tipo de documentos y lo mejor es haberlo hecho ante Notario, aunque también se puede hacer en documento privado con una serie de requisitos. Para hacerlo hay que ser mayor de edad.

En este documento la persona manifiesta qué quiere que hagan los médicos en el caso de que, como paciente, se encuentre en una situación irreversible y él no pueda expresarse o porque está en coma o por cualquier otro motivo y es imposible su curación. En ese escrito se indica a los médicos su rechazo a tratamientos que alarguen la vida de forma innecesaria y sí admite que se hagan curas que puedan aliviarle el dolor. Incluso puede nombrar una persona como representante. Lo que sí está prohibido, al menos hasta ahora, es que se autorice la eutanasia porque en España, hoy por hoy, está prohibida.

En casos como los indicados, los médicos deben solicitar, en su caso, información al Registro para saber si el paciente había hecho ese Testamento vital y seguir sus instrucciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies