Blog

Los transportistas y la derivación de responsabilidad por sanciones

Los transportistas y la derivación de responsabilidad por sanciones

En esta entrada vamos a ver si es posible, o no, que las empresas de transportes deriven las responsabilidad a sus conductores de las multas que se les imponen a estos.

La primera distinción que queremos hacer en este aspecto es que únicamente nos vamos a centrar en las Sanciones impuestas por infracciones que provienen de la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, y la más conocida de éstas puede ser la de manipulación del tacógrafo.

truck-307113_640-300x200

Con las últimas modificaciones realizadas en dicha Ley, se pretendía abrir la posibilidad de que las empresas pudieran reclamar a sus conductores aquellas sanciones impuestas que se produjeran por culpa del conductor.

No obstante, y como siempre decimos, ¿qué es lo que dicen los Tribunales al respecto?

Pues los tribunales en este caso han fallado a favor del trabajador. ¿Cuáles son los requisitos que se exigen para poder derivar la responsabilidad de las sanciones al trabajador?

a) En primer lugar que se trate de una infracción que venga recogida en la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre. De esta forma descartamos, en este estudio, las multas de tráfico que puedan recibir. Con esto no queremos decir que la responsabilidad de las multas de tráfico no puedan derivarse a los conductores, sino simplemente queremos decir que si existe derivación de responsabilidad no será según lo previsto en la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre.

b) Que la conducta sea culpa del conductor.

Y es precisamente en este segundo punto donde existe toda la controversia en la materia. Corresponderá a la empresa el acreditar que efectivamente la culpa fue del conductor. A priori puede parecer fácil, ¿verdad? Si han sancionado al conductor por manipular el tacógrafo, por ejemplo, la culpa ha de ser siempre suya ya que es él quien lo ha manipulado.

Pues nuestros Tribunales han dicho que la cuestión no es tan simple, y que ese razonamiento es absolutamente falso. En primer lugar, lo que están acreditando es que en el expediente de sanción por la infracción cometida sea la propia empresa la que haga alegaciones suficientes que permitan determinar que la culpa fue del trabajador.

Seguidamente se deberá observar la relación laboral entre el conductor y la empresa. A partir de ahí se deberán analizar cuestiones como:

  • ¿El trabajador cobra un salario independientemente de los Kilómetros y de las entregas que realice?
  • ¿Cuál es el tiempo necesario para realizar las rutas que la empresa le asigna?

Sólo con estas dos cuestiones puede ser suficiente para determinar si hay responsabilidad o no del trabajador. Si un trabajador tiene un salario fijo, independientemente de las entregas y kilómetros que realice, va a ser difícil creer que el mismo, voluntariamente, quiere trabajar más horas cobrando lo mismo.

Por otro lado, si la empresa destina al trabajador en un recorridos de 1.500 km diarios, es más que probable que el conductor exceda del límite permitido para conducir y deba recurrir a manipular de forma irregular el tacógrafo que registra su actividad en la carretera.

En estos supuestos quedaba claro que la culpa era de la empresa, ya que el trabajador no tenía más remedio que cometer la infracción para poder continuar con su actividad laboral.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies