Blog

Responsabilidad por daños. ¿Comunidad o vecino?

En nuestro derecho hay un principio más o menos claro que dice “quién hace un daño a otro, deberá indemnizarle por causarle dicho daño”. No quiero que al leer esta frase nos vayamos al término penal que tanto se observa por la televisión, sino a asuntos más cotidianos, como puede ser un accidente de tráfico, un resbalón en un establecimiento que tiene el suelo mojado sin la correspondiente señalización o… un incendio en un edificio.

El principio que hemos comentado anteriormente es muy sencillo, y si se dan los requisitos correctos, siempre encuentra respuesta por parte de los tribunales. El principal problema que encontramos en estos casos es que muchas veces se demanda a la persona equivocada o no están correctamente atados los requisitos que darán lugar a la indemnización.

fireman-38083_640-300x254

Como caso de equivocación nos encontramos una Sentencia reciente de Madrid, en las que se produce un incendio en una vivienda. La propietaria de la vivienda sale corriendo de la misma dejando la puerta abierta, lo que hace que el fuego se propague por la escalera, y afecte a los pisos de enfrente. A todo ello, algunos de los vecinos deciden subir a la azotea para escapar de las llamas, no pudiendo abrir la puerta debido a que la comunidad había cerrado la misma, dando como resultado multitud de personas heridas y una persona fallecida.

En el procedimiento en concreto se interpuso demanda, entre otros, frente a la Comunidad de Propietarios por tener la puerta de la azotea cerrada.

La Sentencia desestima la demanda ya que considera que la Comunidad de Propietarios no tuvo nada que ver con respecto al incendio, al no darse los elementos que se requieren para que el daño que se generó tenga que indemnizarlo la propia comunidad. Dichos elementos son:

  1. Acción u omisión que cause un daño: En este caso se daba esa acción, al tratarse de un incendio. El incendio en sí será la acción que causa el daño.
  2. Que la acción se pueda atribuir a una persona: Este apartado es el que no se cumple. En primer lugar, porque el incendio se origina dentro del inmueble de uno de los propietarios, en los que nada tiene que ver la Comunidad de Propietarios. Con respecto a que la puerta de la azotea estuviera cerrada, ello es absolutamente normal ya que fueron los propios vecinos los que acordaron en Junta de Propietarios cerrar la misma por motivos de seguridad, ofreciendo la propia comunidad una llave a cada uno de los propietarios que la solicitasen. Por ese motivo los propietarios sabían que la azotea estaba cerrada, y a la vez tenían llave para abrirla, motivo por el cual no es responsabilidad de la Comunidad.
  3. Que los daños sean consecuencia de la acción de una persona: En concreto, este apartado quedaba claro con respecto a la propietaria que incendió el piso, pero no existía en ningún caso por parte de la Comunidad.

En este artículo vemos la importancia de demandar siempre a la persona correcta, y a su vez la dificultad que eso conlleva, ya que en muchos supuestos las relaciones las marcan los detalles más pequeños, y es muy difícil poder identificarlos de forma correcta.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies