Blog

El delito de tráfico ilegal de mano de obra

Cuando se lee el título de esta entrada quizás se esté pensando en las acciones en que se trae a extranjeros a trabajar a España en condiciones pésimas, o en la “explotación” de los mismos a lo largo de todo el territorio.

Pues la verdad es que de esas acciones se encarga otro tipo penal diferente. El delito de tráfico ilegal de mano de obra, que está regulado en el Art. 312.1 del Código Penal, se comete con una acción muy típica por muchas de las grandes empresas, en las que se dedican a contratar a trabajadores con una empresa “pantalla”, para acto seguido, y firmando el contrato con esta sociedad pantalla, cederlos a la empresa filial real de la empresa en cuestión.construction-worker-495373_640

Muchos habréis oído hablar de outsourcing. El outsourcing precisamente realiza este tipo de prácticas. Contrata trabajadores para posteriormente cedérselos a sus empresas clientes.

Según el Tribunal Supremo, ¿cuáles son las acciones que deben realizarse para que se cometa el delito?

La acción es la contratación de trabajadores al margen de la normativa laboral, y ello puede realizarse de 2 formas diferentes:

  1. Mediante la contratación del trabajador que, no siendo de forma directa, no se realiza mediante la aportación del mismo por la Seguridad Social, una ETT o las agencias privadas de colocación sin ánimo de lucro.
  2. Cesión de mano de obra realizada al margen de las empresas de trabajo temporal debidamente autorizadas, ya que son las únicas que pueden ceder trabajadores a otra empresa según la normativa española.

Por lo tanto, la actividad de outsourcing de la que hemos hablado anteriormente, y de la que son víctima muchos trabajadores genera automática la comisión del delito.

Si este tipo de actividades son delito, ¿por qué nadie denuncia estos hechos?

Nadie los denuncia por dos motivos. El primero de ellos es la dificultad probatoria de esas actividades. En el procedimiento penal debe quedar muy bien demostrada la conducta delictiva de la empresa para su condena, y muchas veces el trabajador no tiene tiempo suficiente para poder recoger las evidencias suficientes para poder acusar, ya que generalmente se siente con ánimo de reclamar una vez la empresa ha decidido despedirlo.

En segundo lugar, porque la vía penal es muy lenta, y no es la adecuada para intentar hacer valer los derechos del trabajador. Los trabajadores prefieren reclamar por la vía laboral ya que es común poder llegar a un pacto con la empresa para recibir una indemnización interesante sin necesidad de tener la fuerza probatoria que se requiere en un procedimiento penal, y además es mucho más rápido que en la vía penal.

Si un trabajador está en una situación en la que sospecha que está siendo víctima de una cesión ilegal de mano de obra, es importante que recabe tantos indicios como pueda de la situación, y que rápidamente acuda a un abogado para poder preparar una estrategia de ataque, sobre todo cuando sospeche que la empresa puede pretender despedirlo en un corto período de tiempo. Esa fase antes de que se produzca el despido es la que puede motivar que la indemnización ascienda de forma considerable una vez se interponga la reclamación judicial.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies